La evolución del protocolo de las bodas

Normas y tradiciones del protocolo en las bodas

Cuando los novios se enfrentan a la organización de una boda, hay muchos detalles que cuidar y muchas cosas que se escapan del conocimiento de los que pronto serán marido y mujer. Hoy os traemos algunas pinceladas sobre cómo ha evolucionado el protocolo tradicional en las bodas, pues ha cambiado mucho con el paso de los años, y es importante que conozcáis las nuevas costumbres que se han ido imponiendo. Protocolo Boda Los motivos que han propiciado estos cambios en las celebraciones son varios: antiguamente, los novios no solían convivir antes del enlace, y eran los padres los que corrían con los gastos y la organización de muchos detalles de la boda. En la actualidad, es frecuente que los novios compartan techo incluso años antes de darse el ‘sí, quiero’ y apuestan por tomar las riendas de la organización de su boda, tanto económicamente como a la hora de tomar las decisiones. Además, de manera cada vez más marcada, las bodas se personalizan según las preferencias de los novios hasta el último milímetro, lo que hace que cada boda sea diferente y única. Vamos a observar qué costumbres han ido cambiando; lo que se solía hacer y lo que se impone en la realidad.   1. El baile. Habitualmente, el protocolo tradicional marcaba que los novios inauguraban el baile de la boda después del banquete, al son de un vals. Rara vez ocurre así hoy en día. Casi nunca es un vals la canción elegida por los novios, que optan por algún tema que sea especial para ellos, y tampoco se cumple ya la tradición de esperar a después de la cena o la comida. Son muchos también los recién casados que se animan a bailar durante el cocktail para que la fiesta empiece bien pronto. 2. La mesa presidencial. Es la reina de la sala, la mesa que centra la atención pues es donde se sientan los novios. La costumbre y tradición marcaba que eran los padrinos y los familiares más allegados los que compartían mesa junto con el novio y la novia. En los últimos tiempos también es usual asistir a enlaces en los que los novios comparten mesa con sus amigos más íntimos en lugar de con su padrino y madrina. Esta solución puede ser muy útil si, por ejemplo, los padres de uno de los cónyuges están divorciados o las familias de los novios hablan lenguas distintas. 3. El brindis y los discursos. Tras el banquete, o en los postres, se pueden hacer unos breves discursos. El protocolo establecía que el primero en ofrecer unas palabras a los recién casados era siempre el padrino. Hoy en día, es más usual que sean los amigos de los novios los que decidan animarse a hacer un pequeño discurso o sorpresa delante de todos los invitados. Por la parte de los recién casados, es común que dirijan un pequeño discurso de agradecimiento a sus familiares e invitados. 4. El ramo de la novia. No, ya no se lleva la costumbre de lanzar el ramo al aire para que la más afortunada lo recoja al vuelo. En la actualidad, la novia suele escoger una o varias personas importantes de su entorno y les entrega personalmente el ramo protocolo2o un detalle floral. De hecho, este se ha convertido en uno de los instantes más esperados en el banquete. 5. Posición de las mesas. En las bodas en general, se supone que cuanto más cerca esté situada la mesa de un invitado de la presidencial, mayor será su importancia y grado de intimidad con la pareja. Este proceder también se ha visto modificado con el tiempo y a la hora de organizar las mesas es más vital cuadrar a todos los invitados en las mesas que cuál sea exactamente la posición de las mismas. Por último, hay algunas costumbres que también se han erradicado casi por completo, como la de cortar la liga de la novia o la corbata del novio y los familiares más cercanos. ¿Vosotros ya sabéis cómo queréis celebrar vuestra boda?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *